Llegará el día


Llegará el día en que todos estemos unidos, tomados de las manos contemplando el final de los tiempo, así como las nubes enlazadas en el horizonte para despedir al Sol, contemplaremos la cadencia final de la danza de todas nuestra antigua dudas.
Erasmo de Rotterdam será el testigo del entierro de la locura, el dolor de todos los bienaventurados se sentirá como la humedad del campo en la mañana, todos los llantos juntos primero se convertirán en susurro y después en un silencio de espera.

¿Se han preguntado si es que tal vez la vida no existe después de la muerte?
¿Se han puesto a pensar en donde se hallará consuelo cuando se sepa que todos los mártires nunca recibirán su justa corona?

La vida después de la muerte es un gran negocio, una ilusión para los que enfrentaron con la paz toda esta humillante violencia. El lecho fúnebre es el sitio de reposo de toda nuestra materia antes de volver al universo, materia que estuvo desde el principio y que no será en vano su existencia hasta que las estrellas se apaguen.

Tengan valor hermanos, aquí o en universos paralelos, en este tiempo lógico o en viaje trascendente al pasado, todo se especula, que mas da.
¿Han leído la locura de Nietzsche en la búsqueda de una nueva moral?
¿El Cristo que presencia la agonía de su iglesia? Unamuno es el testigo principal y el que más respeto tuvo a la corona del rey de reyes, el mismo se la probo de vez en cuando para sentir las puntas de las espinas, esas hirientes hincadas de los que obran sin pensar en el dolor ajeno.
Es increíble todas las cosas que han pasado desde el caballo que respira hasta el "horse power" que desecha el humo nuestro de cada día. Selvas de árboles de cemento con ventanas, miradas indiferentes y miradas al vacío, pasos apurados de los presos del reloj, encadenados al miedo de ser despreciados si es que no obedecen al tirón de la cadena de ahorque. Rabiosos, frenéticos, callados y todo a la deriva si es que nos vence el instinto de matar a todo lo que nos agrede.

Esta era esta pariendo a su asesino, solo hay que tener un poco más de paciencia.

Humano 666