Nevermore (637-666)


Nevermore -por Salvador Núñez (Humano 666)

- ¡Nevermore! -grazna desde una rama el testigo de cientos de muertos
Muertos en la masacre carcelaria y veo a cientos con manos en la nuca.
Muertos en la selva, olvidados sin cajones enterrados debajo del fango
y es que la pobreza es amiga del simple como la riqueza del desprecio.
Muertos de hambre y sedientos por justicia un pueblo alza las manos
y después se frotan los ojos al respirar el gas del cancerbero entrenado.

Muerta la cultura y los libros respiran el frío en un rincón abandonados
¿Donde estas Víctor Raúl para cantarle a toda América de tu estrella?
¿Donde estas Luis Alberto para hacernos recordar al traidor de Leguía?
Hay pactos no solo en ésta Tierra, todo el mundo pobre está en venta.
Son pocas las manos que cargan las monedas y un mar de las manos
se estiran ante el mendrugo de pan que esclaviza sin la sal de la verdad.

-¡Nevermore! - Se escucha en mi pesadilla y me duelen los dos oídos
el derecho porque se que mi pueblo ingenuo olvida el dolor fácilmente,
el izquierdo porque recuerdo las miles de veces que desde una plaza
se gritó justicia, libertad y trabajo para los hijos de la Tierra y el Sol.
¡Oh América escucha mis cadenas que suenan como cantos rodados!
Acepta este silencio y deja escuchar el latido de tu corazón rebelde

América te espera sentada en un banco de oro para la última cena
miserable, después de eso el río volverá a darte de beber sin mercurio,
la Tierra dará sus frutos sin semillas deformadas en el vidrio mezquino,
los niños cantarán todos aquellos versos que estuvieron prohibidos
y un Cristo ensangrentado dejará su cruz para danzar con las estrellas
después del ocaso y de esta largo olvido...