La ley de la radiación

Estudio de la radiación -por Salvador Núñez (Humano666)

la ley de la radiación consiste en la explicación natural de la propagación de un origen, se ve en la estructura de las neurona, en las explosiones solares, en el crecimiento de las plantas, en los pliegues de las ropas y hasta en el rostro humano.

Todo tiene una estructura de crecimiento predeterminado de acuerdo a las leyes de la físico-química, las variables están en los agentes externos, por ejemplo, una piedra al lado de un árbol pequeño torcerá su crecimiento dándole capricho a su estado final, y una formación rocosa por debajo de las raíces puede dar por origen a un árbol bonsai.

En los seres humanos y demás mamíferos la variables externas pueden ser la nutrición, la vida psíquica y los accidentes.

En la ropa están la circunstancias previas a la postura final, una actividad previa como un abrazo pueden alterar el resultado final, pero en lineas generales todo el movimiento sigue una danza de física y química que nos conduce a la belleza de la verdad.

Ejercicio:

Consigue una hoja de un jardín y dibuja su sistema de circulación de savia, compárala a las ramas generales de un árbol y luego con los pliegues de una ropa. Verás como el origen lleva una fuerza estética que le da sentido a todo el conjunto, y que contra esa fuerza de origen nada se le interpone, si tu varías en algo ese crecimiento natural en tu dibujo verás como se afea el resultado, como nace la mentira de la forma.

Por último elige una obra de arte de Rubens, Rembrandt o de otro gran maestro y trata de hallar esa fluidez y lógica en sus composiciones, quedarás sorprendido al ver como la verdad aprendida en la humilde hoja es la misma verdad que en las obra de los grandes maestros. Con esto no quiero decir que hallaras en la Capilla Sixtina la recreación literal de una hoja, porque esa obra de arte es un bosque salvaje y para llegar a entenderla se requiere de un análisis más complicado en el que intervienen otras leyes de la composición, solo te pido de que trates de sentir la unidad, del como se juntan en una gran danza los pies, las manos, los rostros, las ropas y hasta el paisaje, es una unidad que parte de un tema principal, en el caso de "El Juicio Final" de Miguel Ángel el tema principal en Jesús y la Virgen María, en los "borrachos" de Velazquez el Baco.

Esa fuerza inicial es la que debes procurar encontrar en tus propios trabajos, una fuerza de vida, de impulso natural que le de orden a tus ideas o sentimientos, no importando si se trata de una obra abstracta o una figurativa, te aconsejo que no seas soberbio y que mires a la naturaleza como a tu verdadera maestra, son millones de años de verdad que debes contemplar.

Cómprale al Perú - por Carlos Tovar

Cómprale al Perú, por Carlos Tovar (Carlín)

Una gran verdad y dicha con gracia, felicidades maestro Carlos Tovar.

Compre peruano (¿dónde?) -por Cesar Hildebrandt

Yo también quiero comprar peruano. El problema es que me rompo la cabeza y sólo encuentro a Sapolio como ejemplo.
Es interesante que el doctor García recuerde que hay industria nacional y mercado interno justo en el momento en que la crisis internacional puede resentir las exportaciones y alterar la tasa de ganancia de los barones de Adex. En esa lógica, vamos a tener que atragantarnos de espárragos.
Es como si el Presidente dijera: “peruanos, ayuden a sus empresarios que ya no pueden colocar todas sus mercancías en el exterior; acabo de reparar en el hecho de que el Perú existe todavía y de que no era cierto que se lo había llevado un viento global”.
¿Vamos a Ripley a comprar peruano? ¿No es chino todo allí? ¿Y no es chino en Saga? ¿Chino y reetiquetado?
¿Ayudará a la causa comprar una lata de atún Florida, ese que alguna vez fue peruano?
¿En la chilena Sodimac habrá cosas peruanas? ¿O en la americana Home Center?
Y si me enfermo mucho, ¿a qué farmacia voy a consumir productos peruanos? ¿A la chilena Fasa? ¿A la chilena Inkafarma?
¿O quizá en la chilena Wong encuentre lo que espero?
¿Si viajamos por la empresa LAN, colaboramos? ¿O será mejor en la costarricense TACA?
Y si hablo mucho por teléfono, ¿hago patria? ¿Con Telefónica, con Claro, con Néxtel, o sea Cortés y Moctezuma en brutal combate?
Y si recorro más la ciudad, ¿dónde me abastezco de gasolina para complacer al señor presidente de la República? ¿En la española Repsol o en la mitad chilena Prímax? ¿Dónde, en qué kilómetro de qué carretera queda el centro de servicios Petroperú más cercano?
Y si tomo más cerveza, ¿a quiénes prefiero? ¿A los anglosudafricanos de Cristal, Pilsen y Cusqueña? ¿O me pongo regional y elijo a los belgabrasileños de Ambev? ¿O me pongo viajerazo y me tomo una Corona mexicana fabricada en Chile? ¿O ultramarino y me tomo una italiana Peroni fabricada en Lima por los anglosudafricanos dueños de la Backus?
¿Comeré muchos helados Donofrio hechos por la suiza Nestlé? ¿O me bañaré más de la cuenta con jabón Lux o jabón Rexona del grupo angloholandés Unilever?
¿O me hincharé de Inca Kola, firma cuyo 60 por ciento de acciones fue comprado, en 1999, por The Coca Cola Company, que pagó 300 millones de dólares por la operación?
¿Los zapatos más baratos no están en Payless? ¿O en la checa Bata?
¿O me mudo a Arequipa para encender la luz y favorecer a la colombiana REP, que acaba de potenciar la línea Mantaro-Socabaya?
¿O le pido un autógrafo al lobista estadounidense PPK? ¿O envío un S.O.S. a la Apec?
¿Cómo colaboro con usted, doctor García?
¿Me voy a Collique a ver cómo han extraído los chilenos y su amigo Pepe Graña el busto de Quiñones mientras mastico un chocolate Costa?
Doctor García: usted es redundante. Eso de “compre peruano” ya se lo había dicho usted antes a sus amigos chilenos. Ahora es un poco tarde como mensaje “de bandera”, señor Presidente. Porque para dar mensajes de bandera hay que creer en la propia.

Cesar Hildebrandt Treviño

Jacque Fresco y El Proyecto Venus



Jacque Fresco, un arquitecto, artista, humanista, un profeta en tierra de ciegos y de verdugos.
http://www.thevenusproject.com/































www.thezeitgeistmovement.com









Intentamos restituir las necesidades fundamentales y la conciencia ambiental de las especies avocándonos a los entendimientos más actuales, de quién y qué somos en realidad, con ayuda de la ciencia, la naturaleza y la tecnología (en lugar de la religión, la política o el dinero) y cómo éstas sostienen la clave para nuestro crecimiento personal, no solo como individuos, sino también como civilización, tanto en su aspecto estructural como espiritual.

El señalamiento central de esta conciencia ambiental radica en el reconocimiento de elementos emergentes y simbióticos de la ley natural, y como el alinearlo con el entendimiento, y fundar con ambas, la piedra angular de nuestras instituciones sociales y personales; la vida en la tierra, puede florecer en un sistema de un constante crecimiento positivo, donde las consecuencias sociales negativas, tales como la estratificación social, guerra, prejuicios, elitismo y actividad criminal serán constantemente reducidos, y de manera ideal, en algún momento dejaran de existir dentro del espectro del comportamiento humano.

La posibilidad es, por supuesto, muy difícil para que la mayoría de los seres humanos la consideren, ya que hemos sido condicionados por la sociedad para pensar que el crimen, la corrupción y la deshonestidad "son naturales", y que siempre habrá personas que buscan abusar, dañar y tomar ventaja de otros, La institución Religiosa es la más grande promotora de esta propaganda del "ellos y nosotros", del "bien y del mal"; mentalmente promueve esta suposición.

La realidad es que vivimos en una sociedad que produce Escasez. La consecuencia de esta escasez es que los seres humanos deben de tener comportamientos de defensa propia, incluso si esto significa engañar o robar para obtener lo que quieren. Nuestra investigación ha concluido que la Escasez es una de las grandes causas fundamentales del comportamiento humano aberrante, así mismo conduce a formas complejas de neurosis. Desde un punto de vista estadístico, la adicción a las drogas e incidencia a prisión, descubre que la pobreza y las condiciones sociales insalubres, comprenden la experiencia de la vida de aquellos quienes participan de este comportamiento.

Los seres humanos no son buenos o malos…están corriendo, siempre cambiando su composición de las experiencias de la vida que los influencian. La "calidad" de un ser humano (si existiera tal cosa) esta directamente relacionada con la educación, así, de esta manera, sistemas de creencias a los que han sido condicionados.

Esta simple realidad ha pasado totalmente desapercibida y actualmente la gente piensa de manera primitiva que la competencia, la ambición y la corrupción son elementos estrechamente ligados al comportamiento humano, y en respuesta debemos de tener prisiones, policías, y así una jerarquía o un control diferencial, de manera que la sociedad pueda lidiar con estas tendencias. Esto es totalmente ilógico y falso.

El punto central es, con el fin de cambiar las cosas para un bien fundamental, debes de identificar las raíces de las causas. El sistema actual del "castigo" en las sociedades está fuera de forma, es inhumano e improductivo. Cuando un asesino serial es capturado, la mayoría de la gente salta de arriba abajo y grita por la muerte de esa persona. Están al revés. Una sociedad verdaderamente sana, que entiende que son y cómo se creó nuestro sistema de valores, tomaría al individuo y estudiaría los motivos detrás de sus acciones violentas. Ésta información sería enviada a un departamento de investigación el cuál consideraría como detener tales comportamientos a través de la educación.

Es tiempo de detener este trabajo hecho a base de retazos. Es tiempo de empezar un nuevo acercamiento social que esté actualizado con el conocimiento. Con tristeza, la sociedad actual está todavía basada en modelos fuera de forma, resoluciones y disposiciones supersticiosas.

Es importante señalar que no hay utopías o finales. Toda la evidencia apunta a un cambio perpetuo en todos los niveles. En perspectiva, son nuestras acciones del día a día de nuestra vida, las que moldean y perpetúan el sistema social en el que nos encontramos. Sin embargo, paradójicamente, es también nuestro ambiente el que moldea nuestras perspectivas y por lo tanto nuestra visión del mundo. Por lo tanto, el verdadero cambio no estará solamente en ajustar tu entendimiento personal y tus decisiones, sino también de cambiar las estructuras sociales que influencian estos entendimientos y decisiones.
Los sistemas de poder de élite se ven poco afectados en el largo plazo por tradicionales protestas y movimientos políticos. Debemos movernos más allá de estas formas establecidas de "rebelión" y trabajar con una herramienta más potente:

Vamos a detener al apoyo al sistema, mientras avocamos constantemente la conciencia, la paz, la unidad y la compasión. No podemos "lucha con el sistema"- El odio, la ira, y la mentalidad bélica son medios que han fallado en el cambio, ya que perpetua la misma herramienta corrupta, que utilizan los sistemas establecidos para mantener el control.

The Zeitgeist Movement

La televisión según Dalí



La televisión es un vicio maldito, debes dejar esa costumbre masoquista de ver la televisión después de pintar o trabajar, mejor lee un libro, conversa con un amigo, con tu esposa o con tus hijos, esas actividades harán crecer tu espíritu y tu inteligencia. Concuerdo plenamente con Dalí, por eso en mi casa no tengo televisor, créanme que por no tenerlo no he perdido gran cosa, más me divierto hablando de arte en este blog y jugando con mi hijo Rafael.

Un fuerte abrazo para todos.

¡Solo piensas en eso! ( dijo la mujer indignada )

El Hombre Pene -por Salvador Núñez ( humano 666)

Y si, es verdad, hay gente que solo tiene sexo en la cabeza, no estudian y no trabajan como deben, no pueden imaginar sus vidas con una sola mujer, la fidelidad es un insulto al libre modo de vida, y en esto va mi consejo:

"Tu estimado pintor, no desgates tu vida en el solo hedonismo, que la vida es breve y nos engaña con el placer de los sentidos, si en algún momento conoces a una buena mujer, no dejes pasar esa oportunidad, forma una familia estable, no seas infiel, que tener un hijo trae mucha responsabilidad, pero tener hijos en varias mujeres no solo te cargará de problemas, te partirá la existencia misma, porque te será imposible cumplir con todos tus hijos, y pero aún, te será imposible hacer feliz a todas tus mujeres, y no lo digo por el dinero y el buen sexo, que le dinero y el sexo se hace y alcanza, me refiero al afecto real, a la ternura total y sin mentiras, a la felicidad de tus hijos en la espera del valor de tu palabra".

La danza y el dibujo



Te propongo un ejercicio:
Mira el vídeo de arriba o uno similar, solo la secuencia de movimientos, puedes mirarlo hasta 7 veces, no más, después, con la ayuda de tu memoria trata de recrear un dibujo de un instante de esa danza, ese ejercicio es maravilloso, y una persona que lo practicaba con frecuencia, tal vez sin darse cuenta fue Toulouse Lautrec.

Toulouse-Lautrec: "At the Moulin Rouge", 1890

Henri de Toulouse-Lautrec. Jane Avril. Lithograph, 1893.

Trata de sentir la magia del movimiento, el sentimiento de la forma, que es más importante que la forma misma, el sentimiento es lo que impulsa al cuerpo a moverse, ese es el verdadero contenido. Es mejor que sea lineal, sin claro oscuro, para que puedas apreciar el valor de la linea. este ejercicio también es válido para practicar la proporción, pero repito, aquí lo importante no es el dibujo perfecto, lo importante es captar el movimiento. En la siguiente clase dibujaré para un pequeño vídeo, mientras tanto, no dejes de dibujar hasta entender lo que es el movimiento (no vale copiar, usa tu memoria, no lo olvides
Es divertido, inténtalo con tu propio estilo.

Arequipa la horrible, ( primera parte )

Yo pensaba que solo existía en el sur las ruinas precolombinas, aquellos restos que nos dan el canto de ancestrales arquitectos de la piedra geométrica y ciclópea perfecta, pero la verdad es que también hay ruinas hispánicas, y en pleno casco histórico.
Si uno pasea por las calles de Arequipa con algo de sensibilidad y ojo crítico, será testigo de una ciudad mestiza, de un gótico indígena, es decir, de un bárbaro indo-americano, de un artesano heredero de una cultura lítica, hábil tallador e ingenioso para pensar en grande.

Estos artesanos, maestros constructores, estaban lejanos al idioma de la forma, de ese lenguaje renacentista que hablada de la Biblia y de la mitología griega en base a las normas de la recreación fiel de la realidad, la perspectiva, la anatomía, el claro oscuro, y la proporción fueron conocimiento traídos de España e impuestos de una forma violenta, nuestro arte era pagano en su contenido, vinculado a la adoración panteísta, de encontrar en la Madre Tierra y en el Sol a nuestros verdaderos padres, los padres de los reyes católico era un Dios Judío llamado Yahvé, y una mujer llamada María, algo así como Zeus con Danae o con Alcmena, en el primer caso para engendrar a Perseo, y en el segunda para traer a Heracles; María nos trajo a Jesús.
Todo esto resulto demasiado confuso y pagano para los indos, pero existió un vínculo en la creencia de que Dios podía tener un hijo en la tierra, y eso era justamente el Inca, una revelación de los dioses. Así que los indo-americanos reemplazaron al Inca por Jesús, y a la Pacha mama por la Virgen María, no les quedo otro camino, porque el otro era la muerte.

Iglesia de la Compañía, vista frontal

Así que tomaron esos dioses prestados y trataron de recrearlos como pudieron, los arquitectos y maestros constructores españoles intentaron inculcar esa nueva estética del espejo de la forma, pero la santa inquisición resultó ser una dura piedra en el zapato en lo que era el estudio correcto de la forma, es decir la anatomía científica aplicada a las artes, entonces no les quedo más remedio que el estudio de la morfología superficial, de tratar de ver la forma de una manera purista y rudimentaria, es decir, a la manera española de ese entonces.
El simbolismo no desapareció del todo, los alarifes del desaparecido imperio utilizaron sus propios elementos, como el maíz, el Sol y la Luna para los complejos tallados de altares y caras de los templos al servicio de Yahvé, el resultado fue un arte vigoroso y salvaje a la búsqueda sincera de la recreación de una nueva fe.

Para mi esa fue la era de oro de Arequipa, la ilusión europea ante el nuevo mundo, y el eco potente de una civilización conocedora del manejo de la piedra, para ellos el sillar fue un trabajo mucho más simple, más dócil para sacar la forma atrapada, para liberar seres alados y santos en el actual casco histórico de la ciudad de Arequipa.

Iglesia de Santo Domingo, Columna del perímetro, Fragmento

Después de la independencia del Perú, mejor dicho, de la toma de poder de los criollos ingratos ante el Rey de España, los esclavos negros e indígenas pasaron a manos de los gamonales nacidos en el Perú, la clase comerciante empezó a cobrar más protagonismo y poco a poco se fueron adueñando de la esfera del poder, ante tanto dinero sus almas se envilecieron y sistemáticamente le fueron robando al Perú, todo llegando a su clímax con los bonos de la deuda creados por Jose Rufino Echenique, que convirtió la deuda interna del Perú en bonos de la deuda externa. Don Emilio Romero nos narra en su “Historia económica del Perú” que no se necesitaba ningún papel o documento para demostrar que uno era acreedor del Estado:
“... bastaba la declaración jurada de testigos. En caso de duda se favorecía al acreedor” (“Historia económica del Perú”, página 376, Editorial Sudamericana, 1949).
Al 30 de octubre de 1852 la “deuda” que Echenique y sus amigotes habían “fabricado” ascendía a la suma increíble de 19’ 154,200 pesos. Emilio Romero lo dice con todas sus letras: “Leyendo el Registro Oficial y “El Peruano” de esa época difícilmente escapará apellido peruano o extranjero de ese tiempo que no esté en la relación de los beneficiados con bonos de la deuda”. (Ibid, página 377).

Ese acto nauseabundo provocó arcadas a los testigos de semejante robo, así que este traidor y autor de nuestra actual desgracia no tuvo mejor idea que salir a un próspero exilio a los estados Unidos después del 5 de enero de 1855, fecha en que se empezó a auditar y seguir la trama de aquellos nuevos ricos untados con el boom del guano peruano.

Sin embargo, esa gente noble si algo tenía era buen gusto, degustaban del buen arte y de las artes menores con un ojo entrenado desde la infancia. El actual palacio de Gobierno de Lima es un ejemplo de ello, al igual que sus monumentos y plazas. Entre sus artistas incluso se cuentan a españoles, el más notable, Manuel Piqueras Cotolí, autor de la fachada de la Escuela de Bellas Artes del Perú.

En algunos casos estos señores de buena familia convocaban a concursos internacionales para seleccionar los trabajos de los mejores artistas para obras importantes, un ejemplo es la columna rostral conmemorativa del Combate Naval de 2 de Mayo, en 1866. El gobierno peruano llamó a un concurso universal celebrado en París, en 1868, siendo ganadores el arquitecto Guillaume y el escultor Cougnot. La construcción duró cuatro años y, en 1872, la escultura fue armada y expuesta en los Campos Elíseos; su inauguración fue en 1874 en la ciudad de Lima.

Columna conmemorativa del Combate Naval de 2 de Mayo

Después de esta era de importación cultural, el Perú tuvo el interés de crear un arte propio, lentamente e inspirados por la revolución cultural de París, el arte académico se fue acartonando en sus logros principales, y es que el manierismo y el prerafaelismo alejaron el impulso inicial del renacimiento, ahora, para los impresionistas, la forma era tan solo un pretexto para narrar el drama de la vida. Degas, Seurat, Daumier, Utrillo, Rodin y demás genios crearon una anti-academia que tomaron por pilares a Miguel Ángel, Rubens y a Eugene Delacroix, este último como el alquimista principal.

Sin embargo, el impresionismo indo-americano fue bautizado peyorativamente con el nombre de costumbrismo, pintar la vida del pueblo era un delito, y así, la figura principal de este intento de crear un arte nacional fue pisoteado por los personajes de gargantas mal olientes y de dientes venenosos, los concursos nacieron para destrozar la poca dignidad del espíritu creativo, Sérvulo Gutierrez, Humareda; Teodoro Núñez Ureta, y los más jóvenes como Luis Palao Berastain los empaquetaron de mala manera para dar paso al nuevo pastel europeo de la post guerra, me refiero al Bauhaus y al arte industrial, en el que los excesos de la forma fueron sustituidos por la esencia del arte, el suprematismo, el minimalismo, el pez de Diego Velásquez reemplazado por la línea de Wassily Kandinski, el cubismo de Picasso por el símbolo industrial de Duchamp.

retrato de mujer, realizado por Servulo Gutiérrez

La arquitectura sufrió un fuerte giro, el materialismo, el existencialismo y la era industrial le dieron una puñalada certera al arte espiritual, a ese arte al servicio de los espíritus, desde los antiguos sumerios (4.000 a. C) hasta su último representante que fue Gaudí. Ahora lo más importante era la velocidad, el consumo, la utilidad y su carácter efímero fue la Biblia apócrifa de la actual decadencia cultural, y es que el arte no es un protagonista, es tan solo un testigo de su época.

Iglesia de la natividad, por Gaudí

Pero no miremos todo de forma fatal, también han existido grandes arquitecto contemporáneos, entre ellos Frank Owen Gehry y César Pelli, genios que encontraron en las formas orgánicas y en las geométricas una nueva verdad, valida y esperanzadora para el reto de esta nueva era de vértigo, es un velo recién descubierto, geométrico como el egipcio, purista como el japones, jerárquico como el de los incas o el de los aztecas, y aún más, una estética de fractales, de curvas sinuosas que recrean la vida pero sin someterse a ella.

Sin embargo, a pesar de estos 500 años de revoluciones culturales, de leyes escupidas y de dogmas pisoteados, en esencia las bases del buen arte siguen siendo las mismas, los números nos hablan de verdad, la naturaleza se muestra como maestra incansable e invencible, el espíritu humano prevalece en su razón y en el gusto de retar lo que nunca fue alcanzado.

Museo de Guggenheim, por Frank Owen Gehry

Hay que ser responsables con el destino de nuestras ciudades, con el legado que dejamos a los que se vienen, dejemos es espíritu conformista, esas frases malditas del “ya no se puede”, “ya esta hecho, no hay nada que hacer”, “no nos compliquemos la vida”, “eso es imposible” y demás frases que fueron inventadas por el hombre mediocre.

Hay que hacer cosas que duren y que no avergüencen nuestro espíritu colectivo, hacer las cosas para que dancen en el tiempo, ya sean espíritus de roca, de cemento o de metal, no abandonemos nuestro amor a la perfección, aunque esta utopía nunca sea abrazada del todo. Dejemos de deformar nuestras ciudades, construyendo caprichos, amaneramientos y libertades degeneradas en la incompetencia, no despreciemos a la madre naturaleza, al legado de 10000 años de la historia de las artes, no inventemos castillos de arena sobre el fango de la ignorancia, que en esta aventura no solo esta en juego el patrimonio y nuestra historia, en esas canalladas se usa el dinero del pueblo, de los contribuyentes, el esfuerzo de obreros y artistas, privaciones en el nombre de esta jungla de cemento, petróleo y comercio.

Mediocridad arquitectónica de Saga Falabella en Arequipa, por empresarios chilenos


Paquete mal hecho de regalo de M. Home Center, por empresarios peruanos

No se puede ser artista y tener el alma miserable, y no se puede gobernar si la necedad nubla nuestra razón y mata a la más grande de las virtudes, la humildad, amiga de la paciencia, esa virtud que nos hace decir: “lo siento, estuve equivocado”
“esto escapa a mi tiempo, pero es un sueño válido que se debe realizar” y a si los días se hacen meses y los meses años, y la cosas nacen para no morir, cuadros, esculturas, murales, bellas arquitecturas que hablan de lo que en realidad somos, navegantes incansables en una barca sobre la arena, marineros de cuerdas y poleas que abren surcos grandes sobre la arena, en su destino y compromiso de llegar al mar y del mar a las estrellas.

The Fighting Temeraire, por William Turner

Arequipa la horrible (segunda parte)