La metralleta antiaérea de Luis Palao Berastain

Autorretrato - por Luis Palao Berastain

Esta noche fue como la crónica de una muerta anunciada (como la del Gabo). El tema era el arte contemporáneo, los ponentes: Ricardo Córdova Farfán, Milko Torres, y Jorge Monteza, en el papel de moderador.

El público en su mayoría eran jóvenes, daba gusto ver la curiosidad y la inocencia en ese grupo humano, pero, también habían mayores, y dentro de ellos Palao...

Mi amigo Jesús Álvarez me dio un preámbulo de lo que se había expuesto, pues llegué medio hora tarde, y era sobre la crítica en el arte. Después le seguí el hilo, pero angustiado, pues Palao estaba ¡ahí!, escuchando pacientemente términos en verdad ofensivos, como: "acartonados, académicos, sentencias de caducidad, innovación, honestidad, originalidad"... en fin, todos soltados de manera desordenada, con una vanidad envuelta de falsa seguridad. Daba miedo todo ese ambiente lerdo y "acartonado", y la espera. Me parecía increíble como Palao pudo cargar con ese silencio, tal vez los años, el humor resignado, no lo se, y tampoco me atrevo a decirlo.

El asunto era que, si bien se hablaba de polémica, respeto y creatividad, lo que se podía apreciar era el discurso irrespetuoso de Milko Torres, y luego sus réplicas desesperadas por tratar de no mostrarse débil ante Luis Palao. Como preludio a ese desastre se escucharon los elogios de Ricardo Córdova hacia el hombre del sombrero, que aveces apoyaba el rostro en sus pálidos dedos. Pero todos esos halagos fueron desvirtuados por un doble discurso, en el que dijo que el arte en Arequipa no tenía más allá de 100 años, repetitivo, copista, mediocre y lleno de ignorancia.

Cuando el moderador dio el paso a las preguntas, ya se podía presagiar perfectamente lo que iba a pasar. Sabía que Palao siempre ha sido un fuerte creyente en al arte de la forma y la psiquis, que tiene muy poca paciencia, "que no sabe callar". Y fue como si un viejo soldado sacara una ametralladora antiaérea. Les dijo "payasos", ignorantes, que no sabía si reír o llorar, que todo lo que habían estudiado los ponentes en verdad no servía para nada, se defendió de todas las ofensas, de la hipocresía, paso por paso. Y sentí vergüenza ajena, también mucha cólera, porque a quien más se le había faltado respeto era al público, jóvenes testigos de un debate poco alturado y "honesto", y es irónico porque esa segunda palabra fue dicha innumerables veces.

Si querían hacer valer al arte "contemporáneo" usaron las peores herramientas, no midieron las circunstancias, el entorno, mucho menos acudieron al sentido común, ya que volví a escuchar el termino "acartonado", el discurso endeble del valor de lo "novedoso", el ataque a la autoestima de los jóvenes y su historia, pero todo bajo el aire diplomático de una conferencia... ¡Yo quería ver sangre!

Fue admirable la soberbia de Milko Torres -¡Si muerdes, yo te muerdo! - la cordialidad de Ricardo Córdova ante palabras tan duras, pero lo que más me asombró fue el desconcierto del moderador, quien en ese momento debió actuar más como un juez, pues Palao, con todo el respeto que tengo por su trabajo, se comportó de manera salvaje... Los "tres" debieron presagiar lo que ya estaba escrito desde un comienzo, no era necesario ser un genio.

Pero valió la pena. Una noche maravillosa, para darnos cuenta que aún hay personas que hablan con seguridad, y que saben defender el valor de sus sueños e ideales, no importándoles si el publico, o el tiempo,  pueda resultarles adverso.

Salvador Núñez           

LA CAPILLA SIXTINA CUMPLE 500 AÑOS, EL VATICANO ESTUDIA RESTRINGIR LAS VISITAS.


LA CAPILLA SIXTINA CUMPLE 500 AÑOS, EL VATICANO ESTUDIA RESTRINGIR LAS VISITAS.

Los frescos de la Capilla Sixtina, obra de Miguel Ángel, cumplen 500 años, ocasión que el Vaticano aprovechó para advertir de que podría limitar el número de visitantes para proteger una de las maravillas de la civilización occidental.

El 13 de octubre de 1512, apenas 20 años después del descubrimiento de América, el papa Julio II realizó un servicio religioso para inaugurar la sala en la que Miguel Ángel trabajó durante cuatro años, buena parte de los cuales tumbado de espaldas para terminar los frescos del techo. Los frescos tuvieron un éxito inmediato entre la población de la ciudad y su fama se extendió pronto a todo el mundo. A partir de entonces la Capilla Sixtina se ha convertido en la sala más visitada del mundo, y precisamente ese es su gran problema. Con el crecimiento del turismo de masas, cada año unas cinco millones de personas, hasta 20.000 al día en verano, entran en la capilla, inclinando la cabeza para mirar el techo. El techo de la capilla, en la que los cardenales se reúnen en secreto en cónclaves para elegir al nuevo papa, incluye una de las escenas más famosas de la historia del arte: el brazo de un Dios gentil dando vida a Adán en el panel de la creación.

A principios de este mes, el crítico literario italiano Pietro Citati generó controversia al escribir una carta abierta en un importante periódico italiano en la que denunciaba el comportamiento de la multitud que visitaba lo que técnicamente es un lugar sagrado. Los turistas, dijo, "parecen hordas de borrachos" y los frescos pueden resultar dañados por su respiración, su sudor, el polvo de sus zapatos y su calor corporal. El ambiente, escribió Citati, está lejos de ser contemplativo ya que los turistas ignoran la petición que hace el Vaticano de silencio, compostura y la prohibición de tomar fotos. SUDOR, POLVO Y DIÓXIDO DE CARBONO

Citati ha sido el último crítico que pide que el Vaticano limite drásticamente el número de personas que visitan la capilla, imprescindible para los turistas que acuden a la ciudad eterna. Antonio Paolucci, director de los museos vaticanos, dijo que no preveía limitar el número de visitantes "a corto y medio plazo", pero dijo que los museos podrían no tener otra opción en el futuro. "La presión causada por los humanos, como el polvo introducido, la humedad de los cuerpos, el dióxido de carbono que produce la transpiración pueden causar incomodidad al visitante y, a largo plazo, posibles daños a las pinturas", dijo Paolucci en un artículo en el periódico vaticano para celebrar los 500 años de los frescos vaticanos. "Podríamos limitar el acceso, estableciendo un límite al número. Lo haremos si crece el turismo más allá de los límites de la tolerancia razonable y si no podemos responder adecuadamente al problema", dijo. Según el sistema actual, los visitantes de los museos vaticanos pueden reservar para entrar o esperar largas colas en el exterior, pero no hay límite para el número total diario.

NUEVAS TECNOLOGÍAS PARA GUARDAR LA OBRA

En 1994, a finales del proyecto de restauración de 14 años, los técnicos instalaron un elaborado sistema de humidificadores, aire acondicionado, filtros y controles de microclima en la capilla. Sin embargo, el número de visitantes se ha disparado en los últimos 18 años, lo que ha puesto el sistema bajo presión. Paolucci dijo que el aire acondicionado Carrier, unidad de United Technologies, estaba estudiando un proyecto "nuevo, radicalmente innovador y de tecnología punta" para proteger los frescos del daño atmosférico. El nuevo equipo debería estar preparado en un año", dijo. El director de los museos dijo que la capilla, a la que Miguel Ángel volvió entre 1535 y 1541 para pintar el panel del Juicio Final tras el altar principal, es para muchos "una atracción fatal, un objeto de deseo". Añadió que había que encontrar una forma de permitir entrar a tantas personas como fuera posible al tiempo que se preservan de daños los preciados resecos.

Fuente: Europapress.com