Como aprender a dibujar desde cero (mirando dentro de tu alma)

Ahora que tienes una idea de lo que eres capaz de hacer mirando un objeto natural, ahora dibuja un objeto imaginario, es decir, mirando dentro de tu alma, en tus recuerdos.

Cierra los ojos y "visualiza" algo cotidiano. Una vez que lo tengas bien presente, en todos sus detalles, incluso evocando olores, texturas y sentimientos, trata de dibujarlo, uno con los ojos cerrados y otro más con los ojos abiertos.

El dibujo que hagas con los ojos cerrados es probable de que no salga proporcionado, enlazado en sus partes, pero la sensación te ayudará a comunicarte con tu alma. Serás consciente de que estás en la capacidad de recordar cualquier cosa con una increíble cantidad de datos, todos enlazados de manera asombrosa en un solo instante (si el proceso de meditación es el correcto)

Llegando la noche -por Salvador Núñez (escena imaginaria)

Para que puedas meditar correctamente debes focalizarte en ese elemento, "contemplarlo con humildad y profundo amor", sentir que es "real" porque en verdad está dentro de ti. No cuestiones nada, no te preguntes si es real o no, simplemente "contémplalo" y dibújalo.

Es posible que en este primer intento frases como: ¿es así la mano? ¿se puede entender que es una figura en esa postura? ¿tienen que verse todos los dedos de la mano?...etc, y que con "eso" el resultado se amengüe en calidad. La duda es el enemigo de todo resultado artístico.

Ahora tienes que empezar a "ver". Lo que padeces es una suerte de ceguera. Entonces hay que sacar el velo que está cubriendo tus ojos y empezar a "descubrir el mundo tal cual es". No te sientas mal si tropiezas con tu "raciocinio", es natural caer en la torpeza de creer que todo lo aprendido valió la pena.

El siguiente paso es dibujar del natural, mirando con mucha atención la cosas como son, y no solo el objeto, es necesario que mires las formas que están fuera de él, pero eso lo dejaremos para la siguiente clase, cuando hablemos de la linea. Por ahora te diré que es un límite conceptual entre el objeto en cuestión y su entorno.

Si miras solo el objeto este se escapará en sus límites, por eso debes observar lo que está alrededor de él. Eso también tiene una forma, y si tratas de dibujar lo externo también estarás dibujando el contenido. Empieza a reflexionar sobre el concepto del "límite" y destruye toda jerarquía de lo que es tú considerabas más importante. A los ojos del pintor todo es importante. Mira este dibujo de Leonardo da Vinci y entenderás a lo que me refiero.


Entonces elije un objeto cualquiera y trata de ver lo que hay alrededor de él, este ejercicio le dará fortaleza a tu capacidad de observación, por ahora no es necesario que lo dibujes, simplemente imagina. También puedes practicarlo con dibujos de grandes maestros del renacimiento, sin embargo es preferible que lo hagas con objetos reales. El hecho de procesar elementos tridimensionales es más instructivo para el cerebro que analizar imágenes planas.

Diversos caminos: