Cómo dibujar el rostro de un bebé

Estudio a lápiz referente a la cabeza de una bebe -por Salvador Núñez (Humano 666)

Viene de la segunda parte: La verdad de la naturaleza


Cuando dibujes a un niño tienes que dar más prioridad a tu observación que al trabajo mecánico. Las facciones del niño son muy delicadas y por ende es fácil caer en el error. Tratar de hallar el parecido es harto complicado, pero más difícil es describir ese estado de inocencia total. Sus facciones están libres de todo pecado y por ello es complicado de "caricaturizar" para hallar el camino del retrato.
Un truco es ver las características de las partes por separado partiendo de un canon establecido. Si miras bien, hay niños con las orejas más grandes, la nariz más ancha, otros con al nariz respingada, más halla un bebe un tanto cabezón, y otro de ojos pequeños; eso es lo que debes observar: las particularidades.
Las lineas generales son para no salir de la proporción, pero el parecido nace de las partes juzgadas individualmente.

Mira este canon:
Horizontalmente se puede dividir en cuatro partes. La cuarta sección (marcada con asterisco) abarca también lo que es el pelo, pero si el bebe estuviera sin cabellera esa sección cuatro solo llegaría a 2/3, si el niño es cabezón se puede llegar a un entero pudiendo, en ese caso, ser dividida en cuatro secciones iguales.
De la columnas o secciones verticales (a,e,i,o,u) podemos separarla en cinco secciones similares y en ellas veremos que ente ojo y ojo es como si hubiera la distancia imaginaria de un tercero, esa distancia es casi idéntica al ancho de la nariz o al de la boca, pero, recuerda que lo que propongo es un canon, nada más. La raza es de tomarse en cuenta al igual que el tamaño de los ojos y la cabeza. Los niños de raza africana tiene los labios más carnosos y el ángulo facial no es tan recto como en el caso de la raza aria. Los niños de los andes americanos tienen la nariz un tanto más grande que los otros anteriores. Los niños anglosajones generalmente tienen la nariz mas pequeña y respingada. En los niños descendientes de mestizos no hay reglas, las miles de mezclas hace imposible el tratar de crear un canon.

Otro detalle relevante es el brillo de los ojos. No se porqué, pero, generalmente los ojos de las criaturas son más conmovedores y llenos de luminosidad. Sus labios son más lisos.

Por último un consejo, esto es más fácil si eres padre, madre o tienes a un sobrino menor de seis meses:
Acércate a la cabecita del bebé o huele su pechito. Sentirás el olor de la santidad, del carisma, sobrecógete ante la máxima expresión de la esperanza, libera tu cariño infinito y da gracias a la vida por la existencia de la pureza, trata de sentir el futuro de la humanidad en ese pequeño ser, toca sus manita, acaricia suavemente su cabellera y asocia todo eso con una palabra al azar, no importa que no esté vinculada al niño. Ejemplos de palabras al azar: Pelota, tren, árbol, flor, moneda...en fin, no importa que tenga que ver con el niño, pero esa asociación de palabra, textura, olor y recuerdo de tu visión emotiva dejará grabada la imagen del niño a la manera más perdurable.

Cuando el bebé crece sus facciones se alargan, se ve algo más de personalidad, ya no es un rostro neutro de emociones, sus vivenias ya han modificado en algo su expresión general. Los ojos se ven un poco más pequeños en relación a la cara, su dentadura ya formada le de más firmeza y decisión.

En las niñas ya en los cinco años se ve una diferencia de género con los niños, sus facciones son de una suavidad distinta a la de los niños, también sus maneras se notan femeninas, eso es evidente en el hecho de que rompen menos cosas que los varones. Si vas a dibujar a una niña trata de captar eso.
  

En el claro oscuro trata de jugar con todas la tonalidades posibles, desde el negro absoluto hasta el blanco del papel, es en esas transiciones que se notarán los diversos volúmenes y variables de curvaturas.      

No se porque hay gente que mira por mirar, come una manzana como si se tratara de una simple fruta, se baña sin percatarse de la forma de su cuerpo, mira los atardecer como si se trataran de anuncios comerciales, en pocas palabras: No son conscientes de su propia existencia, solo son un saco de conceptos abstractos carentes de emoción. En esa gente es casi imposible el que aprendan a dibujar. Así que ya sabes: "Asocia tus sentidos para memorizar mejor las cosas".

Visitar: La Expresión —por Leonardo Da Vinci

Diversos caminos: